Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés
Figura de Cristal Dragón Galés

Figura de Cristal Dragón Galés

Precio habitual €175,00
Precio unitario  por 
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Figura de Dragón Galés.

Realizado a mano con vidrio de Murano fundido a soplete a mas de 850ºC.

Para su realización no se han utilizado moldes.

Medidas: Largo:12,5 cm Ancho: 7 cm Alto: 7 cm.

Pieza única y original.

 

Leyenda del Dragón de Gales

Según la tradición, el origen del dragón rojo representado en la bandera de Gales, llamado Ddraig Goch o Dragón Galés, proviene de un antiquísimo conflicto entre dos de estas bestias, una blanca y una roja.

Del dragón blanco se decía que era la encarnación del mal, pero existía un problema, y era que los constantes enfrentamientos entre estos dos dragones provocaban daños en los humanos, y se creía que el simple sonido que emitían al luchar era suficiente para dejar a quienes lo escuchasen sin descendencia.

Llud, el entonces monarca de Gran Bretaña se decidió a encontrar una solución a este gran conflicto, para lo cual pidió consejo a su sabio hermano Llefelys. Éste le propone cavar un enorme agujero en el centro del reino y después llenarlo de hidromiel, para que los dragones se embriagaran y después fueran más fáciles de abatir. Su plan funcionó a medias, ya que ambas bestias quedaron atrapadas durante siglos, pero aun así se mantenían con vida.

Mucho tiempo después un nuevo rey, llamado Gwrtheyrn decidió erigir un gran castillo sobre la prisión de los dragones, descubriendo a ambas criaturas aun en su cautiverio. Gwrtheyrn pide consejo al ilustre Mago Merlin, quien aconseja la liberación de las bestias para que puedan continuar con su batalla. Una vez liberadas por Merlín, la lucha entre ambas criaturas terminó con la victoria del dragón rojo, por lo que siglos más tarde, el rey Wthyr Bendragon (o Uther Pendragon, padre del mítico Arturo de Camelot) decidió tomar la figura del gran dragón rojo como emblema de su linaje y del país de Gales.

Cuando hay un atardecer en Snowdonia, el cielo se torna rojizo, lo que hace que se recuerde al gran dragón rojo y toda la época legendaria de Gales.

(Texto extraído de Wikipedia)